RAZON 21

Esta semana he estado dos dìas en Roma. Tiempo: nublado, chaparrones, temperatura veinti tantos grados con muchìsima humedad, de bochorno.

No he sudado tanto en todo el verano junto.

Razòn: sudar un poco menos, que ahora ando quince minutos y cuando me paro parezco un  grifo.

P.D. Despuès de pasar todo el dìa sudando de aquì para’llà, y cuando las temperaturas parecìan haber bajado un poco, cenamos en una terracita en la calle (bajo la sombrilla por si caìa otro chaparròn). Me portè bien pidiendo: ensaladita de mar y ternera a la parrilla. El restaurador sin embargo se empeñò en hacernos probar sus especialidades y nos trajo, sin autorizaciòn ni preaviso, una pizza romana y “tonnarelli caccio e pepe” (pasta fresca con queso y pimienta). Yo pensè: no pasa nada, pruebo un poquito y dejo el resto, que para eso no lo he pedido… Pues no, me lo comì todo y es que estaba buenìsimo. Asì no se puede. Me rindo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s